Misión, Visión y Valores

Misión: Dar respuesta y ofrecer atención integral a personas con conductas adictivas y sus familias, con el objeto de mejorar su calidad de vida, prestando especial atención al tratamiento de las mujeres, con o sin hijos e hijas, además de formar y prevenir en el ámbito de las adicciones.

Visión: Nuestra  visión es la de una sociedad donde la igualdad de oportunidades y la equidad de género estén garantizadas, dónde se asesore, oriente y atienda a las personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad y exclusión social, asegurando un tratamiento de calidad a todas las personas con conductas adictivas, prestando especial atención al tratamiento de mujeres, con o sin hijos e hijas. Para ello apostamos por investigar y desarrollar proyectos vanguardistas.

Compartir nuestras experiencias, conocimientos y avances en tratamientos asistenciales y/o atencionales, es la base para aprovechar sinergias mutuas e investigar y participar también en los trabajos de prevención comunitaria, en coordinación con otras entidades del ámbito local con el fin de concienciar y evitar posibles conductas adictivas.

Y por supuesto, queremos mantener el entusiasmo y la creatividad  y seguir siendo referentes en la calidad de nuestro trabajo en adicciones, ser una organización social implicada, activa, innovadora, precursora proactiva de los desafíos que se le planteen, reconocida e integrada en la sociedad para así poder dar respuesta a las demandas de las personas objeto de nuestra intervención.

Valores: Las personas que hacemos realidad esta asociación cultivamos valores que nos motivan a desarrollar nuestra misión y a enfocar la visión de APOYAT, de tal manera que garantice un trabajo de calidad y en continua revisión; siendo los valores orientados a las personas,  la empatía, entendida como  la capacidad de percibir, entender y comprender la visión de la realidad de otra persona, su postura y sus opiniones, como un sentimiento de participación afectiva cuando se es consciente de que otras personas pueden ver y pensar de manera diferente. Éticamente  nos mueve la solidaridad, trabajamos por el bien común, entendido como construcción colectiva de la que todos y todas somos conscientes  y responsables, que promueve relaciones justas entre sociedad y personas en exclusión o en situación de vulnerabilidad. Queremos dejar nuestra huella y focalizar nuestra atención respecto a la igualdad de género entendida como acción ante la injusticia y la no discriminación, para la construcción de una sociedad en la que todas las personas, en concreto aquéllas que tienen conductas adictivas, que además pueden tener hijos e hijas y también  posiblemente, comorbilidades asociadas,  tengan su espacio social. Todo ello desde un enfoque interseccional que subraye que la etnia, el género, la orientación sexual, clase social o cualquier otro prejuicio basado en la intolerancia, nos atraviesan como una forma de discriminación y opresión múltiple.

Nuestra organización orienta su capacidad de compromiso hacia las personas en situación de vulnerabilidad y exclusión social, que necesitan un compromiso firme y constante de nuestra parte. Todas las personas que formamos parte de la Asociación APOYAT nos involucramos siempre, en la medida de lo posible, en los programas y en los procesos relativos al desarrollo personal y la inclusión social. Seguir afianzando el trabajo en equipo, como forma de organización coordinada, diversa, proyectando las competencias profesionales y de gobierno de la entidad  hacia las personas beneficiarias y por supuesto apostando por lo comunitario, desde la convicción del valor de lo común y de  la necesaria cooperación de quienes se unen a este proyecto, para alcanzar el logro de los objetivos que beneficien a toda la sociedad. Nuestra entidad, tanto en el desarrollo de nuestras competencias, como en la gestión de los recursos de la asociación, seguimos aprendiendo y creciendo en transparencia, tanto en la rendición de cuentas, como en la garantía de acceso a la información de las partes interesadas, administraciones públicas y  sociedad en general.

Nuestra organización, como movimiento social, se fundamenta en el respeto y dignidad para las personas y para con la transformación social, orientada a que recuperen su lugar en el mundo, a reivindicar y defender sus derechos y respetar los ritmos y tiempos para su adaptación en la sociedad, desarrollando estrategias de sensibilización para hacer visible una realidad diversa, que ayude a mirar la diferencia como valor, a asumir la inclusión con naturalidad. Éticamente  nos mueve la preocupación por una justicia social, en clave de igualdad efectiva entre hombres y mujeres y, la honestidad, entendida como la búsqueda de la coherencia y el respeto a la verdad con respecto a quiénes somos, qué ofrecemos y qué hacemos.